Saltar al contenido
culturaazteca.info

Economía Azteca

La economía azteca se basaba en tres grandes pilares: la agricultura, el comercio entre ciudades aztecas y los tributos de los pueblos indígenas sometidos. Adicionalmente a estos tres grandes sectores, los mexicas desarrollaron también otras actividades de menor envergadura como la caza o la creación de artesanías. 

La Agricultura, base de la Economía Azteca

En los primeros tiempos, los aztecas llegaron al lago Texcoco refugiándose de la persecución de tribus vecinas. Allí encontraron una isla pantanosa con algunas zonas secas donde era difícil obtener alimentos.

Para poder progresar y desarrollar fuentes de subsistencia sostenibles para la economía azteca, los mexicas necesitaban cultivar la tierra, pero la superficie de la isla era escasa por lo que idearon una técnica agrícola que ha sobrevivido hasta nuestros días junto a su fama de magníficos ingenieros: Las llamadas chinampas.

Las chinampas consistían en un sistema de balizas clavadas en el fondo de los lagos, que eran de poca profundidad (como máximo unos dos metros) y dibujaban un perímetro rectangular. En la superficie de este rectángulo se preparaba una base de varas, hojas y barro en capas y sobre esto se plantaba, dando forma a campos fértiles que no necesitaban dejar en barbecho ni años de reposo para que la tierra se recuperase.

Como abono los aztecas utilizaban los desperdicios humanos y animales que vertían bajo la superficie de las chinampas. Dejaban espacio suficiente entre las diferentes chinampas para poder pasar en canoas y  eran lo suficientemente sólidas y estables para que los agricultores pudiesen trabajar sobre ellas. Literalmente la cultura azteca hizo tierra del agua.

Para las partes altas, los mexicas construyeron acequias y canales con los que transportaban el agua construyendo terrazas o bancales sobre los que cultivaban.

El producto básico de cultivo y alimentación de la cultura azteca era el maíz, pero destacaban otros productos como el frijol, la calabaza, el ají, el cacao o los tomates. Todos ellos formaban la base de la dieta azteca. Además, con su gran ingeniería agrícola consiguieron tener excedentes de productos, lo que permitió a los mexicas iniciar relaciones comerciales que hicieron evolucionar fuertemente la economía azteca.

 

Expansión de la Economía Azteca: El Comercio

El comercio fue una de las actividades más importantes de la economía azteca y el motor que propulsó la expansión de todo el imperio. Se basaba en un sistema de intercambio en el que los comerciantes mexicas hacían trueque de sus mercancías. Eso era debido a que no conocían el dinero y para compensar el valor de un artículo contra otro se utilizaban normalmente granos de cacao o plumas de colores llamativos que tuviesen un especial valor.mercado CULTURA azteca en Tlatelolco, base dela economia azteca

A los comerciantes aztecas se les llamaba pochtecas y su actividad era puramente comercial. No eran artesanos o agricultores que vendían sus productos, sino que eran habitantes aztecas que recorrían largas distancias para conseguir establecer y desarrollar su actividad.

Los tianguis eran mercados aztecas que tenían lugar en plazas públicas de las ciudades mexicas y donde se concentraban mercaderes locales y otros que traían sus productos desde los alrededores y pueblos vecinos.  Las dos plazas mercantiles más importantes para la economía azteca fueron las de  Tlatelolco y Tenochtitlán a las que también se desplazaban los pochtecas  para ofrecer mercancías traídas desde los puntos más remotos del imperio y de los estados vecinos.

En estos mercados mexicas se podían encontrar todo tipo de productos como alimentos, hierbas medicinales, tejidos u otras manufacturas elaboradas por artesanos aztecas que exponían en puestos perfectamente organizados. También existía en estos tianguis un amplio mercado de esclavos provenientes de conquistas y guerras. 

Los días de mercado eran algo muy especial en la cultura azteca y resultaban no solo acontecimientos económicos sino sociales y culturales. En ellos se desarrollaban, en un ambiente festivo, espectáculos de música, danzas, juegos y actividades religiosas. 

aztecas economia

Para fortalecer aún más la economía azteca se establecieron redes comerciales por todo el imperio y con los estados vecinos, con lo que se podían conseguir materias primas para la manufactura y productos exóticos tanto en alimentos como en indumentaria, adornos o utensilios domésticos y herramientas. Los comerciantes aztecas, además, traían  artefactos novedosos y artículos finamente trabajados desde lugares remotos. 

 

El tercer pilar de la Economía Azteca: Los Tributos

Los tributos se convirtieron paulatinamente en una de las más importantes fuentes de ingresos para la clase dominante de la cultura azteca.   A medida que el mapa de las conquistas aztecas se ampliaba, más aumentaba su riqueza. Desde los propios ciudadanos mexicas de clases inferiores hasta todas las ciudades pequeñas y grandes debían rendir tributos a la clase dirigente, lo que suponía un fuerte aumento de la economía azteca.

Estos tributos en forma de impuestos al Imperio Mexica se debían aportar entre una y cuatro veces al año. Solían ser bienes de primera necesidad, como alimentos o tejidos, pero muchas veces incluían artículos de lujo elaborados en materiales preciosos, esclavos para mano de obra o el sacrificio a los dioses. 

Los encargados de la recaudación y registro en las distintas ciudades del Imperio Azteca eran los calpixque que eran funcionarios instruidos y además eran responsables del transporte de los tributos.

 

Otras actividades en la Economía Azteca

Caza, pesca y domesticación de animales

La caza y la pesca eran de escasa relevancia para la economía azteca, únicamente como complemento en su dieta alimenticia. En el caso de las aves, los mexicas utilizaban las plumas para hacer artesanías aztecas o para el comercio.

Para la caza utilizaban arcos y flechas y para la pesca arpones y redes. Todo este material era rudimentario y no permitía que los aztecas obtuvieran grandes volúmenes de animales y peces.

Además los aztecas desarrollaron la habilidad de domesticar animales, principalmente perros. Éstos servían de alimento tanto para los dioses aztecas en forma de sacrificio, como para la población mexica como comida. Los aztecas también domesticaron aves, de las que aprovechaban la carne para consumo y las plumas como decoración o intercambio; y abejas, de las que consumían la miel y utilizaban la cera para distintas aplicaciones domésticas.

Artesanías Aztecas

La artesanía desempeñaba un pequeño papel en los inicios de la cultura azteca, limitándose a elaborar los productos de vestimenta mexica, utensilios domésticos y adornos. También creaban herramientas que necesitaban en su vida cotidiana, aunque progresivamente fueron naciendo gremios que manufacturaban toda clase de objetos e indumentarias con fines comerciales, a los que incorporan materiales y ornamentos como piedras preciosas traídas por comerciantes desde otros puntos del Imperio Azteca.

Para la elaboración de la vestimenta azteca y otras prendas mexicas se utilizaban fibras vegetales como el algodón o fibra de maguey, así como plumas o pieles de animales. Por su parte, para la fabricación de herramientas, utensilios domésticos y armas los aztecas solían utilizar la obsidiana.

vestimenta azteca